Rollon y Cone Drive posicionan a Timken como líder en el área de los sistemas robóticos

Pericia

Rollon y Cone Drive posicionan a Timken como líder en el área de los sistemas robóticos

Para algunos, la palabra “robot” se asocia con descansar en el sillón mientras una aspiradora automática barre el suelo y un asistente central de voz informa el clima y ajusta el termostato en consecuencia. Sí, eso puede ser práctico. Sin embargo, esos robots domésticos tienen primos mucho más complejos y sofisticados que son los que impulsan la economía global.

Los robots industriales que están transformando las industrias hoy tienen que ver menos con el confort del hogar y más con la seguridad, la eficiencia y la precisión. Eliminan el error humano y evitan que las personas realicen tareas peligrosas. Posibilitan el crecimiento continuo en sectores donde la fuerza de trabajo se reduce. Además, permiten que los trabajadores se enfoquen en soluciones globales en vez de en tareas repetitivas.

De acuerdo con la Federación Internacional de Robótica, las ventas de robots industriales se duplicaron globalmente de 2013 a 2017 y alcanzaron un récord de ventas de USD 16 500 millones en 2018. Si bien los fabricantes de automóviles y electrónica continúan siendo los principales usuarios con el 45 % del mercado entre ambos, la industria se está diversificando. La industria de alimentos y bebidas ha duplicado la instalación de robots desde 2013, por ejemplo, tuvo un aumento del 73 % en los EE. UU. en 2018.

Timken hizo grandes avances en el mercado de la robótica en 2018 cuando compró Cone Drive y Rollon Group. Ambas empresas tienen inversiones destacadas en la industria de la robótica y están posicionadas para capitalizar este mercado, que continuó en crecimiento en 2018 con un rendimiento de dos dígitos incluso en mercados que estuvieron en baja.

Identificar una oportunidad en el mercado

Cuando Kurt Gamelin, Presidente de Cone Drive, decidió destinar más recursos a la robótica hace algunos años, la empresa ya había logrado el liderazgo en el control de movimientos de precisión. Con su línea de productos Accudrive abasteció el mercado de servomotores, utilizados comúnmente en la fabricación automática y en la maquinaria de control computarizado (CNC) como en la robótica, durante la mayor parte de la década pasada.

Cone Drive es conocido por desarrollar productos tecnológicamente complejos con una barrera de entrada alta. En 2015, las líneas de productos existentes de la empresa tenían un buen desempeño y Gamelin buscaba oportunidades para sacar ventaja de esa propuesta de valor.

La robótica y la automatización eran perfectas y el equipo de Gamelin vio una oportunidad en las soluciones armónicas. Según afirma, “Casi todos los robots del mundo tienen al menos dos sistemas de impulso armónico”, de modo que contribuyen a un mercado que crece cerca de un 50 % anualmente, de acuerdo con el Informe mundial de robótica.

Los sistemas de impulso armónico también encajan en la categoría de sistemas tecnológicamente complejos, con una barrera de entrada alta. “Los fabricantes de equipos originales (OEM) estaban en la búsqueda de fuentes capaces para estos componentes de misión crítica”, dijo Gamelin. Sin un objetivo de adquisición viable en el mercado, se le solicitó al equipo de Cone Drive desarrollar una solución orgánica.

“Cone Drive sobresale en el desarrollo de productos. Contamos con ingenieros capaces e implementamos procesos eficaces. Además, tenemos un centro de pruebas dinamométricas”.

El desarrollo hacia sistemas completos de movimiento lineal

Rudi Knevels, Presidente de Rollon, comenta que la inversión en robótica y automatización que hizo su empresa fue la progresión lógica de un modelo de negocios de éxito. “Rollon comenzó con un nicho de mercado en la industria de la maquinaria con la producción de soluciones personalizadas de movimiento lineal y telescópico”, afirma.

En 2006, Knevels estaba encargado de ampliar la estrategia de ventas de la empresa hacia nuevos mercados; hoy, Rollon es líder mundial en productos de movimiento lineal para los mercados ferroviario y de logística. También es fuerte en la industria de las aerolíneas comerciales, gracias al diseño de sistemas de movimiento que abarcan desde sistemas de carriles de asiento hasta compartimentos deslizantes para el transporte de equipajes.

“Hoy, somos un proveedor de soluciones especializadas con las capacidades necesarias para personalizar prácticamente cualquier cosa para cualquier tipo de aplicación”, asegura Knevels. “Estamos en la búsqueda constante de áreas de crecimiento en sectores industriales en los que los clientes necesiten soluciones específicas y no productos básicos”.

La robótica naturalmente llamó su atención. “Fue fundamental para nosotros ampliar nuestro rango de actuadores y sistemas”, afirma. “Los clientes en la robótica y la automatización prefieren comprar sistemas completos o actuadores diseñados para aplicaciones específicas y no componentes individuales”.

En 2011, los líderes de Rollon hicieron dos grandes adquisiciones que ayudaron a transformar la empresa en un proveedor de sistemas completos de movimiento lineal. Hoy, los sistemas y actuadores lineales de Rollon ayudan a que los diseñadores de automatización de fábricas, las empresas de logística y los OEM agreguen un eje horizontal a los robots que ya podían moverse en cualquier otra dirección.

“Hasta un siete por ciento de todos los robots industriales instalados en el mundo están equipados con un séptimo eje”, manifiesta Knevels. “El tamaño de mercado estimado es de USD 360 millones y está creciendo rápidamente”.

Soluciones armónicas personalizadas. Mayor velocidad de comercialización.

Si bien Rollon y Cone Drive se encuentran en las primeras etapas de sus inversiones en robótica, ambas empresas ya están generando ingresos en nuevos mercados como resultado de esas inversiones. “Tenemos muchos OEM en robótica de primer nivel que están en distintas etapas de desarrollo con nosotros”, asegura Gamelin.

Las soluciones armónicas son comunes en los robots industriales que usan los fabricantes de automóviles para pintar, soldar y ensamblar. También cumplen un papel central en los robots colaborativos (cobots) que trabajan codo a codo con su contraparte humana.

Los fabricantes de equipos médicos utilizan las soluciones armónicas en equipos de imágenes diagnósticas y mesas quirúrgicas”, afirma Gamelin. “También las encontramos en los sistemas de posicionamiento satelital, los mecanismos de indexación y los vehículos automatizados que utiliza el ejército para detectar explosivos”.

Las pruebas de productos demuestran que los ingenieros de Cone Drive están superando la barrera de entrada alta de los sistemas de impulso armónico. “Nuestras instalaciones de pruebas marcan la diferencia para nuestros clientes”, afirma.

La empresa también se destaca en términos de plazos de entrega. Dado que cada industria y cada robot incluyen especificaciones únicas de movimiento, casi todos los sistemas armónicos que fabrica Cone Drive son personalizados. “Podemos diseñar pedidos especiales con rapidez”, asegura Gamelin, lo que marca una diferencia en los mercados dinámicos de hoy en día.

Un séptimo eje con numerosas aplicaciones

Rollon también se vale de la fortaleza de la personalización y los plazos de entrega acotados para obtener mayor participación en el mercado en robótica y automatización de fábricas. El producto de robótica más importante de la empresa es su sistema de lanzadera Seventh Axis, que mueve robots pesados en un eje horizontal. Cada sistema es construido en una plataforma modular, lo que ayuda a la empresa a reducir los costos y mantener plazos de entrega acotados, a la vez que crea de acuerdo con especificaciones personalizadas.

Ya que Rollon centra más del 80 % de su negocio en soluciones personalizadas, tiene un alto nivel de negocios recurrentes. La empresa dirige el 70 % de sus esfuerzos a la asociación directa con OEM y, además, trabaja directamente con sectores de la industria que utilizan robots con actuadores lineales. Los fabricantes de automóviles utilizan los sistemas Seventh Axis para mover láminas de metal caliente desde el horno hasta la prensa de metal. Este es solo un ejemplo de cómo los sistemas de Rollon ayudan a evitar que las personas se involucren en situaciones peligrosas.

Los clientes también reducen los gastos de capital y aumentan la eficiencia al reemplazar varios robots estáticos con un robot que se mueve en dirección horizontal. Por ejemplo, grandes minoristas en línea utilizan cada vez más robots en los depósitos para mover productos desde las estanterías hasta los contenedores de transporte.

La industria de máquinas herramienta es otro mercado en crecimiento, afirma Knevels. “Hoy, los robots con frecuencia llevan a cabo actividades que implican cambios de herramientas o piezas de trabajo; esos robots se mueven sobre actuadores lineales”.

Es un mercado propicio para la innovación y las soluciones simplificadas. “Hoy, muchos usuarios de robots compran componentes de distintos proveedores y construyen sus propios sistemas lineales”, dice Knevels. “Seventh Axis está diseñado para reemplazar esas soluciones caseras”. Los sistemas se integran fácilmente con cualquier tipo de robot y pueden montarse en suelo, techo o pared.

Ventas globales y apoyo del departamento de Investigación y Desarrollo

La integración con Timken ofrece oportunidades en diversos niveles para Rollon y Cone Drive. El equipo de Cone Drive está aprovechando al máximo los recursos de desarrollo de productos de Timken. “Timken cuenta con una extensa base de conocimientos metalúrgicos y nosotros colaboramos con ellos para resolver distintos desafíos técnicos, por ejemplo, relacionados con materiales, tratamientos térmicos y análisis de endurecimiento de superficies”, afirma Gamelin.

Timken también está invirtiendo en empleados de ingeniería de Rollon adicionales. “Brinda un mayor impulso para nuestras actividades de Investigación y Desarrollo”, asegura Knevels.

En cuanto a las ventas, comenta Gamelin, “la presencia global de Timken nos da la amplitud para llegar a todos los OEM”. Corea del sur presenta un mercado importante al ser el país con la mayor densidad de robots en el mundo, pero ni Rollon ni Cone Drive tuvieron presencia ahí antes de que Timken las adquiriera. “El equipo de Corea del Sur adoptó rápidamente la línea armónica de Cone Drive”, afirma Gamelin.

El equipo de Knevels está capacitando a nuevos ingenieros de ventas en España, Canadá y Suecia, además de Corea del Sur. También está entusiasmado con las conexiones de Timken en la industria automotriz. Al ser uno de los mercados más fuertes para la industria de la robótica, ofrece una excelente oportunidad para Rollon. Las relaciones que estableció Timken en esa industria ayudan a que la empresa gane impulso en la automatización de fábricas.

En su opinión, las dos partes obtienen beneficios. “Rollon tiene relaciones fuertes en la industria comercial aeroespacial y la industria ferroviaria. Estamos analizando maneras en las que podamos presentar las líneas de productos de Timken a nuestros contactos en esas industrias”.

Los productos de Rollon presentan sus propias sinergias ya que incluyen válvulas, cajas de engranajes y sistemas de lubricación. “A medida que nuestros volúmenes crecen, cada vez incorporamos más productos de diseño de avanzada de Timken a nuestros actuadores y sistemas”, asegura Knevels.

Invertir en el futuro de la robótica industrial

Mientras que la influencia de la robótica industrial toma velocidad, países como Japón y Alemania están demostrando tasas elevadas de implementación. “En Japón, tuvieron que aumentar la automatización de las fábricas para seguir una estrategia de crecimiento, debido a que no contaban con suficientes trabajadores”, cuenta Knevels. “No veo ningún indicio de que esto vaya a cambiar en los próximos cinco o diez años”.

Si bien el mercado de robots colaborativos sigue siendo pequeño, Knevels y Gamelin estiman que las personas recibirán con entusiasmo más cobots en el entorno laboral en los próximos cinco años. “Las inversiones de Cone Drive en soluciones armónicas posicionan bien a la empresa”, dice Gamelin. “Los cobots suelen tener entre seis y ocho sistemas armónicos”.

Tal vez crean que los robots colaborativos son similares a las personas colaborativas y simplemente andan por ahí. Según Knevels, esto no es necesariamente así. “Muchos robots colaborativos también requieren un séptimo eje colaborativo”, afirma. Hoy, el equipo de desarrollo de Rollon trabaja arduamente para brindar soluciones a esas aplicaciones.

Rollon también está invirtiendo en tecnologías de industria 4.0 y asociándose con empresas de software y fabricantes de electrónica para digitalizar y automatizar los sistemas Seventh Axis. “En algún momento, esa será la principal solicitud de nuestros clientes”, asegura Knevels.

La visión: ser el número 1 en sistemas robóticos

Rollon y Cone Drive se convirtieron en empresas de Timken como resultado de su liderazgo en la industria, sus asociaciones innovadoras, sus procesos de desarrollo de alto nivel y su gran conocimiento de ingeniería. Knelves y Gamelin esperan que esas características los ayuden a alcanzar posiciones de liderazgo en la robótica también.

Para alcanzar ese objetivo, ambos líderes están trabajando con una estrategia similar: priorizar los requerimientos de los clientes, brindar productos de excelente calidad, elaborados según especificaciones personalizadas, y mantener plazos de entrega acotados de modo que los clientes puedan moverse con rapidez en los mercados más dinámicos.