Como si el tiempo nunca pasara: Timken aprovecha la calidad para mejorar la industria en la era moderna

Creación

Como si el tiempo nunca pasara: Timken aprovecha la calidad para mejorar la industria en la era moderna

Cuando Henry Timken les dejó el negocio a sus hijos en 1899, les dio este consejo: “Si desean liderar cualquier línea de negocios, deben aportarle recursos inagotables, agresividad y un objetivo inquebrantable”.

Sin lugar a dudas, esa mentalidad emprendedora ayudó a los jóvenes W.R. y H.H. Timken a introducir en el mercado la nueva tecnología de rodamientos de rodillos cónicos y construir un negocio próspero.

Hoy, no es exagerado decir que los que saben de rodamientos conocen el nombre Timken y lo asocian, siempre, con calidad de primera. Aunque la empresa se ha expandido en todo el mundo y ha ampliado sus ofertas de productos y áreas de experiencia, ese espíritu relacionado con la calidad representa una parte fundamental de la identidad de cada empleado de Timken.

Timken desarrolló estándares uniformes para sus productos a nivel global e invirtió de manera continua en investigación y desarrollo, capacitación y mejoras en los procesos. La empresa ayudó a definir la calidad en la industria al trabajar con la Asociación Estadounidense de Fabricantes de Rodamientos (ABMA) y la Organización Internacional para la Estandarización (ISO) para informar y crear estándares de diseño.

Enfoque en las aplicaciones más exigentes

Como Vicepresidente de Calidad, Matt Eckels lleva esa ética laboral a la próxima década, al viajar por el mundo para proteger la integridad de la marca Timken a medida que se entrena a los empleados, se construyen nuevas fábricas y se desarrollan nuevos productos.

Matt Eckels, Vicepresidente, lidera los esfuerzos de calidad global de The Timken Company para proteger la integridad de la marca Timken.

Eckels no se considera un experto en calidad tradicional, a pesar de haber trabajado aproximadamente 20 años en Timken. Con experiencia en ingeniería de aplicaciones y administración de productos, incorpora a su rol un enfoque centrado en el cliente y una comprensión de cómo ofrecer soluciones de Timken que satisfagan las necesidades de los clientes.

“Los estándares de calidad y las expectativas en Timken son muy altas”, afirma, “porque participamos en mercados exigentes que requieren soluciones de ingeniería avanzada, confiables y de primera calidad”.

Mientras que los clientes esperan productos que puedan superar cualquier desafío que se presente, los ciclos de lanzamiento de productos se acortan porque los fabricantes quieren ser los primeros en anunciar el próximo gran avance tecnológico. “Vemos plazos cada vez más agresivos en muchos mercados y, aun así, seguimos asegurando una calidad superior”, afirma Eckels.

Debido a los avances en la inteligencia artificial, las operaciones autónomas y los combustibles alternativos, por ejemplo, los implementos agrícolas hoy tienen plazos de producción y vida útil más cortos que los que se producían 50 años atrás. Durante ese tiempo, sin embargo, los fabricantes y clientes esperan no tener problemas de rendimiento.

“Cada día, el productor sale a trabajar en el campo y necesita que el tractor responda, incluso a veces en condiciones implacables”, asegura Eckels.

Sucede lo mismo en la industria eólica, donde reemplazar el rodamiento del eje principal en una turbina en ultramar cuesta varios cientos de miles de dólares. Esos rodamientos deben durar hasta 25 años en algunas de las condiciones más hostiles imaginables.

Los Gerentes de Planta en la industria de alimentos y bebidas, por otro lado, requieren rodamientos de primera calidad incluso cuando los cambian rutinariamente cada seis meses. El fallo de un rodamiento significa el riesgo de contaminación de los alimentos, el deterioro de la marca o, al menos, la pérdida de ingresos cuando se interrumpen las operaciones de la planta.

La calidad y la confiabilidad son críticas en las aplicaciones aeroespaciales, donde los rodamientos para ruedas de aterrizaje o las transmisiones para helicópteros son clave para la seguridad de los operarios y pasajeros. “Los fabricantes eligen nuestras aplicaciones porque confían en que podemos cumplir con requisitos de rendimiento y expectativas de calidad exigentes”, afirma Eckels.

Los ingenieros de Timken se toman en serio los desafíos de aplicaciones y dan lo mejor de sí, dice. “Nos destacamos en la creación de aplicaciones de misión crítica por nuestro fuerte compromiso de ser los mejores y de no escatimar esfuerzos a la hora de fabricar máquinas en las que las personas puedan confiar”.

Administrar la calidad a escala global

Eckels asegura que los ingenieros de Timken también se destacan en la optimización y predicción del rendimiento de los rodamientos porque tienen las herramientas para probarlos y validarlos empíricamente. “Si colocamos algo en un catálogo, ya sea una calificación o un máximo de carga, lo hemos calculado con precisión y estamos seguros de que es 100 % exacto”, comenta.

Esta promesa rige para todos los productos de la marca Timken, donde sea que se hayan fabricado en el mundo. Los empleados de Timken en cada nivel de la organización cumplen con el Sistema de Gestión de Calidad de Timken (TQMS), que describe pautas claras para los niveles de estándares de calidad aceptables y excepcionales.

“Independientemente de la función, ya sea ingeniería de productos, ingeniería de aplicaciones o servicio al cliente, todos respetan este sistema”, afirma Eckels. “Rige para todas nuestras instalaciones en todo el mundo, así como también para los proveedores locales e internacionales”.

Los 21 módulos en la pirámide del TQMS están basados en las mejores prácticas de varios sistemas de calidad de la industria. Los módulos del TQMS trabajan en conjunto para evaluar el riesgo de que los productos de Timken no alcancen los estándares aceptables y para controlar, rastrear, abordar y reducir continuamente ese riesgo.

En el centro del TQMS hay una plataforma digital de gestión de calidad que aporta herramientas de software de última tecnología que brindan precisión a los procesos del TQMS, agilizan los procesos colaborativos y acortan los tiempos de respuesta.

“Esa inversión digital nos ayuda a ser más eficientes y efectivos de tal manera que podamos responder a los clientes con más rapidez”, asegura Eckels.

Un estándar de calidad a nivel global

A la vez que los equipos de Timken planifican y construyen nuevas instalaciones, diseñan sistemas e infraestructuras que se alinean con la importancia que tiene la calidad en el negocio. “Es parte de la cultura desde el primer momento”, afirma Eckels.

Eckels dedica mucho tiempo a familiarizarse con las instalaciones en todo el mundo y se impresiona continuamente con esa cultura de calidad. “Adonde sea que vaya, es lo mismo”, asegura. “Puede haber diferencias en la manera en que atendemos a los clientes o en las interacciones de ventas o con los proveedores, pero desde el punto de vista de la calidad, todos hablamos el mismo idioma”.

La inversión en Prahova demuestra el compromiso continuo de Timken con la calidad en cada rincón del mundo.

Eckels es el encargado de asegurarse de que la cultura global de calidad fluya constantemente y esté presente en cada producto, independientemente de dónde se fabrique. Todos los años, su equipo reúne productos de las distintas instalaciones de Timken en todo el mundo, los lleva a la sede central y los expone a una gran cantidad de pruebas.

“Somos la única empresa de rodamientos en el mundo, que yo sepa, que hace este tipo de auditorías regularmente”, afirma. “No importa dónde se haya fabricado, entregamos lo que nos comprometimos a entregar. Ya sea que venga de Ohio o China, será lo mismo”.

Para los empleados de Timken en todo el mundo, lograr esta consistencia en los estándares de calidad es una cuestión de orgullo y sana competencia. Cada año, cada instalación debe alcanzar o superar una serie de métricas de calidad; así, mejoran constantemente sus resultados respecto del año anterior. Aquellas que alcanzan los objetivos propuestos reciben el tan deseado Premio a la Excelencia en la Calidad de la Fundación Timken.

“Se trata realmente de lo que intentamos hacer, de la forma en que nuestras instalaciones y nuestro personal se comprometen con la calidad y de lo que significa para la empresa”, asegura Eckels.

El dúo dinámico: calidad + crecimiento

El equipo de calidad de Timken también desempeña un rol fundamental a medida que la empresa se expande por medio de adquisiciones. Históricamente, Timken ha comprado marcas importantes con un desempeño sólido en el área de calidad. El equipo de Eckels está listo para ayudar a estas marcas a evolucionar al siguiente nivel de calidad y desempeño. “A medida que esas empresas se unen a la familia de marcas de Timken, la empresa las apoya con inversiones de capital, uso compartido de conocimientos y mejores prácticas”, asegura.

Eckels se considera tanto el protector de la marca Timken como quien lidera su evolución. Comenta que para alcanzar las crecientes expectativas, son esenciales tanto el trabajo en equipo como los avances continuos en materia digital y de procesos. “Nos asociamos con líderes de negocios para comprender cómo alcanzaremos juntos nuestros objetivos”, afirma.

Eckels se asegura de que su equipo esté involucrado desde el inicio en las plantas, los productos o los procesos nuevos de Timken. Prepara a los miembros de su organización global para que sean cada vez más proactivos en sus trabajos, a fin de que junto con las instalaciones y los proveedores de Timken puedan detectar los riesgos de calidad antes de que causen problemas.

“Nuestra reputación con respecto a la calidad, es decir, la confiabilidad y eficacia de nuestros productos, es lo que viene a la mente de nuestros clientes cuando escuchan el nombre Timken”, asegura. “Hoy, mi equipo está definiendo cómo honrar esa reputación en el contexto del siglo XXI”.