Cultivar el liderazgo en la fabricación

Pericia

Cultivar el liderazgo en la fabricación

A comienzos del 2000, el equipo de liderazgo de Timken, al igual que muchas empresas manufactureras, notó una brecha inminente en su fuerza laboral.

“Teníamos un grupo de gente bastante joven en nuestra línea de producción”, dice Rick Boyer, vicepresidente de operaciones. “También contábamos con un grupo de personas que se estaban acercando a la jubilación. No disponíamos de muchas personas en el medio de esos dos grupos que estuvieran listas para asumir rápidamente roles de liderazgo más importantes”.

Para resolver el problema, Timken creó un programa de capacitación acelerada a fin de aumentar la cantidad de personas de la empresa preparadas para asumir esos puestos de liderazgo. Desde entonces, decenas de empleados de Timken se han graduado de ese Programa de Desarrollo de Operaciones (Operations Development Program, ODP), lo que les permitió ascender rápidamente a puestos de mayor responsabilidad dentro de The Timken Company.

Los graduados del ODP tienen tanto éxito porque el programa enfatiza la diversidad de habilidades, así como el liderazgo. Incluye dos años de capacitación intensiva dividida en cuatro tareas a realizar en seis meses, una en cada una de las cuatro áreas: desarrollo de la calidad de fabricación, fabricación ajustada o lean, supervisión de operaciones de fabricación y cadena de suministro. Los empleados de ODP en los Estados Unidos dividen sus turnos entre dos instalaciones diferentes, y la empresa también lleva a cabo los programas en Rumania y China.

 

Desarrollo de habilidades de liderazgo para establecer conexiones

Erin Amarello, gerente de rodamientos de Timken en Aurora



El candidato típico de ODP está muy motivado, es curioso y tiene ganas de aprender permanente. “Son personas altamente capacitadas que tienen sólidos conocimientos académicos”, dice Boyer. “En general, han realizado buenos programas de pasantías durante sus dos o cuatro años de universidad. Incorporamos personas brillantes y fuertes a la organización para que aumente el grupo de talentos en general”.

Erin Amarello es un gran ejemplo. Una de las 30 mujeres estadounidenses en ganar el premio al líder emergente de Step Ahead 2020 que otorga el Instituto de la Fabricación (Manufacturing Institute), comenzó el ODP en 2015, justo después de graduarse del Instituto Politécnico Rensselaer. Actualmente, administra la planta de rodamientos en Aurora, una adquisición reciente de The Timken Company.

Durante el programa, los empleados de ODP realizan una capacitación exhaustiva y luego asumen roles con total responsabilidad en sus áreas asignadas. Al mismo tiempo, se les proporciona una sólida red de colegas y mentores.

Tener solo seis meses en cada turno pone el foco en su capacidad para administrar todas las áreas dentro de la empresa, dice Amarello. “Cada vez que se empieza un turno nuevo, hay mucho que aprender”.

Su estrategia fue aprovechar la inteligencia colectiva que la esperaba en cada puesto, identificando y rodeándose rápidamente de personas expertas y luego ayudándolas en todo lo que pudiera. “Aprendí a obtener información que me ayudara hacer conexiones”, dice.

Lance Kelly, gerente general de Lovejoy



Oportunidades profesionales intensivas

Los buenos candidatos a ODP son las “personas del área de fabricación”, comenta Boyer. “Vienen pensando que les gustaría administrar una planta o alcanzar un alto nivel dentro de la organización de nuestra cadena de suministro”.

Lance Kelly encaja en ese molde. Como la tercera persona contratada del ODP en 2008, la suya es una historia de éxito temprano. “Como nuevo empleado del ODP, tienes la oportunidad de ponerte al frente de los principales líderes de la empresa y explicar los proyectos en los que estás trabajando y el impacto que estás teniendo”, dice. “Eso prepara el escenario para oportunidades profesionales intensivas”.

Desde el principio, Kelly estaba decidida a obtener un puesto de gerente de planta, y logró ese objetivo tan solo cinco años después de graduarse del ODP. Hoy es director general de Lovejoy, el negocio de acoplamientos de Timken.

Es un trabajo prestigioso con una gran responsabilidad financiera. Los gerentes de empresas y plantas trabajan para crear y mantener buenos empleos locales en sus comunidades. También son la cara visible de Timken en esas comunidades, y trabajan para apoyar a las escuelas locales y organizaciones sin fines de lucro.

 

Stefan Iordache, empleado de desarrollo de operaciones



Grandes desafíos acompañados por una tutoría

Boyer dice que la mayoría de los candidatos encuentran el proceso de entrevistas del ODP bastante riguroso. En los Estados Unidos, por lo general, pasan por entrevistas exhaustivas en sus campus universitarios. Luego, se unen a otros candidatos para destinar un día completo de responder preguntas y presentar ideas.

El rigor de la experiencia deja en claro a los candidatos seleccionados que son realmente los mejores. “Cuando pasas el proceso de entrevistas del ODP, sabes que ya tienes un equipo de líderes de Timken de primer nivel que te respaldan totalmente”, dice.

Stefan Iordache, en su segundo año del ODP en la planta de Ploiesti, Rumania, puede dar fe de la dificultad del proceso de reclutamiento del ODP, así como del apoyo que ha recibido desde entonces. Se reunió con todo el equipo de liderazgo de la planta de Timken en Ploiesti en su primera semana, y reconoce que mérito del gerente de la planta, Sorin Paltanea y de otras personas por orientarlo de cerca como tutores durante sus rotaciones en el ODP.

La primera rotación de Iordache en manufactura LEAN y mejora continua le impresionó la necesidad de reducir continuamente el desperdicio, pero su segunda tarea fue la que más disfrutó. “La cadena de suministro me brindó la oportunidad de trabajar con los sistemas SAP de Timken y comprender la lógica de la planificación, la adquisición, los servicios subcontratados y la logística”, comenta.

Iordache atribuye su éxito a la tutoría, así como a la capacidad de pensar de forma rápida y flexible. “Tienes que ser ágil y adaptarte al cambio”, dice.

Invertir primero en las personas

Después de unos años de aplicar su experiencia del ODP en el mundo real, Amarello dice que lo más importante que aprendió fue “saber cuál es tu ‘propósito’ y compartirlo”. Ayudar a las personas a encontrarle significado a su trabajo es fundamental para el liderazgo, dice. “Cuando las personas tienen un propósito y sienten que lo que hacen es importante, es cuando obtienes lo mejor de ellos”.

Los conocimientos que adquieren los empleados durante el ODP sirven básicamente para reforzar los valores fundamentales de Timken. “Incluso en tiempos difíciles, primero apoyamos a las personas”, comenta Kelly. “Timken está comprometido con el éxito de cada individuo y ese compromiso se refleja en el tiempo que dedican a desarrollar el siguiente nivel de liderazgo”.

Boyer dice que la inversión vale la pena. “En dos años, los empleados del ODP obtienen, según estimo, cinco años de experiencia”, afirma. “Los graduados del ODP suelen ser los que asumen una variedad de roles, toman decisiones rápidas y mantienen el compromiso de los empleados”.

“Los buenos líderes son personas que saben escuchar”, dice. “Los participantes del ODP representan una diversidad de puntos de vista, así como una diversidad de habilidades, lo que les permite garantizar que todos en su equipo sepan que son una parte integral del éxito de Timken”.

Obtenga más información sobre la cultura de aprendizaje de Timken.