Tratamiento térmico 

Recocido

En el proceso de recocido, el material se calienta de manera uniforme hasta llegar o superar el rango crítico de temperatura y después se enfría a una velocidad controlada hasta una temperatura inferior al rango crítico.

 

El tratamiento produce una microestructura determinada, normalmente diseñada para que se pueda maquinar lo mejor posible. También se utiliza para eliminar tensiones, proporcionar elasticidad y alterar la ductibilidad, la resistencia y otras propiedades mecánicas.

 

Normalizado

En este proceso, el acero se calienta de manera uniforme a una temperatura de al menos 37 °C (99 °F) por encima del rango crítico y después se enfría al aire a temperatura ambiente.


Este tratamiento produce una recristalización y un refinamiento de la estructura del grano y proporciona uniformidad en dureza y estructura al producto.

 

Templado por inmersión (endurecimiento por temple)

En este proceso, el acero se calienta de forma uniforme hasta una temperatura superior al rango crítico y después se enfría rápidamente en un medio líquido.

 

Recocido esferoidizado

Este tipo especial de recocido requiere un ciclo extremadamente largo. El recocido esferoidizado se utiliza para producir un estado globular del carburo y la máxima elasticidad, a fin de conseguir la mejor capacidad de mecanización o maximizar la formabilidad en frío.

 

Mitigación de tensiones

La mitigación de las tensiones es un tratamiento térmico final utilizado cuando se desea un material libre de tensiones. Restablece las propiedades elásticas y minimiza la distorsión en procesos posteriores de maquinación o endurecimiento.


Normalmente, este tratamiento se aplica a materiales que se han tratado térmicamente (templados en agua y revenidos).


Lo habitual es calentar el material a una temperatura de 37 °C (99 °F) por debajo de la temperatura de templado utilizada para proporcionar dureza y propiedades mecánicas.

 

Revenido

En el proceso de revenido se calienta el material de manera uniforme a una temperatura inferior al rango crítico, se mantiene a esa temperatura durante un periodo de tiempo determinado y se enfría al aire. Este tratamiento se puede utilizar para ablandar el acero para un maquinado o un trabajo en frío posterior, o también para aumentar la ductibilidad y mitigar las tensiones producidas por un proceso en frío o un tratamiento anterior.

 

Enfriamiento mediante plataformas calientes

Este es el proceso estándar para enfriar el acero por aire inmediatamente después del proceso de laminado. El acero se transfiere a una mesa especial o plataforma caliente que hace avanzar el producto continuamente a través de ella. El acero que se enfría mediante plataformas calientes puede necesitar un tratamiento térmico adicional para obtener una capacidad de mecanización máxima o las propiedades mecánicas requeridas.

 

Recocido de láminas

Este es un proceso de enfriamiento controlado del acero que se realiza inmediatamente después del laminado. En algunos grados medios y bajos de la aleación de carbono, este método produce la dureza y la microestructura óptimas para una buena capacidad de mecanización.